21 de abril de 2013

Lucha interna

No reconozco a esa chica, de mirada enrojecida y ojos vidriosos, o puede que me resulte tan familiar que por ese motivo la odie tanto. La desconocida que mira tras el cristal de lo que soy incapaz de comprender. Quién es y porque vuelven sus lágrimas a ser tan crueles, y su angustia a brotar por su garganta  Cuando aparece y desaparece sin motivo, cuando distorsiona una realidad tan bella de admirar, y la destroza en mil pedazos con sus vaivenes dolorosos de cabeza.

La detesto, detesto lo que siente y aún más no saber el motivo. Sus recaídas a lo hondo, apartarse del mundo. Y mi voz vacía de ruido grita por dentro, se desgarran los deseo de unos brazos cálidos que la mezan y la devuelvan de nuevo a un aquí certero. Que le recuerden todo lo bueno. El cariño, el aroma y los besos, lo que le ha sido robado y nublado de su pensamiento por una razón que se descontrola. Dejar de sentir eso que se le ha metido dentro y le impide recordar lo que es real. Que se vayan los fantasmas, los demonios que se retuercen en el interior y con ellos se lleven el vacío aniquilador, y esos llantos de rabia que la invaden por momentos.

No reconozco a esa chica, de mirada enrojecida y ojos vidriosos. Que creí jamás volver a ver y ahí está, la desconocida que mira tras el cristal.


Desaparece.

16 de abril de 2013

Con o sin ti

Me enseñaron, me ensañaron a contar hasta diez, 
he aprendido a respirar sin tener que trabarme después.

A silenciar mis gritos y desviar mis impulsos.
 He aprendido a saborear lo bueno y a desglosar lo malo.

Me enseñaron a seguir un camino, tirando de la paciencia,
 y del quererse, mirarse y sentirse pleno.

Y ahora, posiblemente me halle 
en uno de los puntos más álgidos jamás experimentados. 
Donde estoy, siento y vivo, en la simpleza de las cosas buenas. 
Y desde ese mismo punto, donde me hallo, voy a seguir...




LinkWithin