29 de julio de 2011

C'est la vie

Es una lástima que las cosas cambien tan deprisa, que el nerviosismo y ansia de hace una semana, se tiña de decepción y vacío, desgana que no dice nada, como una llama que se apaga. Quizás se culpa de mis altas expectativas ante todo, que lo elevo todo al máximo y me pierdo en otra parte.
Quizás es que ya no haya nada que me conmueva, que he perdido la esperanza, que seguir, por seguir no me consuela.

Y es aquí, en este punto donde el sentimiento de culpa y decepción se juntan. Cuando el nudo se vuelve mas fuerte y aparece la angustia. De sentir que el problema soy yo. La única causa de una situación que yo sola me he creado y que nadie puede solucionar. Que la tristeza me acompaña y que poco hay ya que se pueda conseguir. Que me arden las entrañas y me queman las pocas ganas de salir ahí fuera y abrir los ojos. No quiero, no me apetece, no tengo ganas. 

Lo que ayer me hacia mas fuerte, hoy acaba conmigo.


Un vuelo que lo cambia todo, en un vuelo se acaba todo.


Au Revoir!

Ainara.

LinkWithin